RESUMEN AL PIE DEL ACANTILADO - Julio Ramon Ribeyro

Argumento de "Al pie del acantilado", libro de Julio Ramon Ribeyro.
 Historia que refleja una dramática social de actualidad: el desalojo.

Leandro, un hombre modesto, acompañado de sus dos hijos varones busca la higuerilla, que considera un reflejo de su propia familia que migra a causa de los continuos desalojos sufridos en la ciudad por culpa de escribanos y policías.

La familia encuentra una de estas plantas, saliendo de la ciudad, en el fondo de un barranco junto a la playa. Leandro decide construir allí  su casa y con la ayuda de sus hijos Toribio y Pepe consigue su cometido.

No fue tarea fácil levantar una vivienda en un lugar donde el agua se filtra por todas partes y cuya superficie se va derrumbando cada cierto tiempo. Pero lo consiguen a costa de arduo trabajo.

Luego, un día, llega Samuel, un hombre extraño pero hacendoso que faena para ellos a cambio de una simple troncha de pescado.

 Samuel levanta su finca en un terraplén próximo convirtiéndose así en vecino de la familia.

La etapa de bonanza y tranquilidad familiar, se rompe cuando Pepe, obstinado en limpiar la playa a fin de obtener dinero cobrando a los bañistas que la utilicen, se ahoga entre los restos de una barcaza hundida en el mar.
 
La búsqueda del cuerpo de Pepe es desesperada.

Leandro, Toribio y Samuel, con la ayuda de pescadores sondean la caleta pero en vano.

Horas más tarde aparece por fin el cuerpo de Pepe a la orilla de una playa próxima tras haber sido empujado por la corriente marina.

Leandro, con mucho pesar, quiere enterrar a su hijo en la playa, pero finalmente el cuerpo es enterrado en el cementerio de Surquillo. Tras la muerte de su hijo, Leandro se hunde en la nostalgia y la soledad aunque en medio de su abstracción percibe la llegada de gente nueva al terraplén que pronto se convierten en sus vecinos.

Aunque su hijo Toribio, con quien ha discutido, porque no quiere trabajar, lo abandona y se va a la ciudad. Pero el hijo pródigo pronto vuelve, ya que anda en amores  con Delia la hija de un sastre vecino.

El drama vuelve a hacerse presente en la historia de esta familia, cuando una cuadrilla de obreros y policías por orden de un juez limeño empiezan a desalojar a todos los vecinos del lugar.

Leandro, se resiste al desalojo ordenado por la municipalidad con el fin de construir nuevos establecimientos de baños para la gente que venía a la playa. A Samuel no lo desalojan pero se lo llevan en un patrullero policial acusado de haber matado a una mujer con una dosis de formón de carpintero.

Leandro discute  con los obreros armados de barretas que vienen a destruir su casa. Y, se siente humillado por ellos que se ríen de su envalentonada actitud. Pero lo piensa mejor y finalmente decide marcharse.

No quería ver lo que iba a pasar con esa finca que era el fruto del esfuerzo de varios años de trabajo.

Llevándose todo lo que puede llevar, seguido por sus perros, se va andando por la playa, en nueva búsqueda de un cobijo.

Su hijo Toribio le da alcance y luego se marcha para traer a Delia que está embarazada. Los tres caminan por la playa, hasta que encuentran una nueva higuerilla, planta salvaje que brota en las brechas más inhóspitas y que para ellos sirve como un referente puntual para levantar junto a ella su nueva morada.
Continuar Leyendo...

RESUMEN DE AGUA - Jose Maria Arguedas

Argumento de "Agua", libro de Jose Maria Arguedas.
San Juan, un lugar de la serranía, se encuentra en un ambiente desolado por los comuneros, los corredores de sus casas sin habitantes.

Sólo el cornetero encargado de llamar a la gente para el reparto del agua, la mesa ya esta ubicada en el corredor de la cárcel, lo había puesto el varayoq.
La comunidad ubicada entre los cerros de tamaño monstruoso, representaban la falta de agua, la laderas ya resecas y sólo se observaba la blancura de la tierra, los arbustos secos y nada más que el eucalipto en el centro de la comunidad estático y sin un ápice de movimiento indicando que el sol burlón no permitía que sople el viento, los campesinos apenados y agresivos contra el sol que mataba a sus sembríos y el agua que debía repartirse aún no llegaba, manifestaban que era para las autoridades nada más que para ellos.
Don Braulio era el encargado de ordenar la repartición de agua, para algunos era posible y a otros los odiaba, ¿Agua para ellos?  ¡No hay! Tenían que resignarse a regresar a casa con la frente agachada y con la ira que no podía salir sino quería que don Braulio de un tiro en el aire, ahuyentando por lo tanto a todos aquellos que habían ido por el líquido que requerían sus sembríos y poder subsistir la sequía.
Los campesinos expresaban siempre la supeditación a don Braulio, el dueño de la comunidad a quien nadie, absolutamente nadie podía atreverse a contestarlo, y si era así, resignación para el campesino, utilizando su ira, comenzaba a dar gritos que incomodaban a la comunidad.
En esta comunidad de San Juan existían otros comunidades como, Akola, Utek, Andamarca, Sondondo, Aucará, Chavilla y Larcay, en esa comunidad San Juan se reunieron todo los comuneros para tratar sobre los reparto del agua, en la comunidad estaban en escasez de lluvia y no había agua, los sembríos estaban secándose, cuando Pantacha llegaba a la plaza, vio alrededor de la comunidad como un desierto, los pilares que sostenían el techo de las casas todo torcidos y apoyados por troncos y otros rectos enteros.
Pantacha se fue a Nazca y volvió de seis meses y se encontraron con Ernesto, conversaron sobre la situación de la comunidad de San Juan, Ernesto lo contó todo y Pantacha era un músico y “tocó” su corneta, un huayno de Uteqpampa triste y desconsolado la gente de San Juan se reunieron y comenzaron a bailar, en ese momento gritó el tayta Vilkas (un indio viejo) resondró diciendo ustedes están alegres, bailando y cantando la tierra está seca hay que rezar para que mande lluvia a San Juan.
Agua lloriqueando! y no conseguían de turno y se volvían de amargura pensando que el maíz estaba secándose, Pantacha gritoneaba delante de Don Vilkas y Braulio y de los demás seguidores, ustedes hacen llorar a la gente robando plata.
Vilkas y Don Inocencio se pusieron triste, los comuneros gritaban, pero Braulio dijo respeta a las autoridades y Pantacha se puso bravo y Don Inocencio rogó y jaló a Don Vilkas.

Don Braulio los carajeaba a todos los comuneros y recién se daban cuenta, que Pantacha, Don Wallpa y Pascual se levantaban contra el viejo Vilkas, Inocencio y los demás indios pensaron hay que sacar agua de la laguna para todos los que más hablaban, Pantacha y Don Pascual pero la pelea seguía con Braulio.

Braulio estaba embriagado y se fue a avisar a Inocencio y sus seguidores estaban vivando ¡Viva Don Braulio!, se enfrentan Pantacha y Braulio, y también  Don Wallpa quería enfrentarse, Don Antonio patea a Don Braulio y Don Braulio saca su revolver y hace dos tiros al aire y después le mata a Pantacha, Ernesto rompe la cabeza con la corneta que yacía tirada en el suelo.

Don Braulio le ordena a Inocencio para que lo mate y el no quiso, las autoridades le encarcelan a Don Wallpa, Inocencio y Vilkas y se solucionó el problema de San Juan y todos tuvieron una chacra muy verde, los animales satisfechos con los pastos, pero seguía el cielo muy despejado sin lluvia sin Pantacha, Pascual, Wallpa, pero tierra era húmeda y los indios iban rogando a su Tayta.
Entonces los comuneros se fueron de odio y cólera, el tayta Vilkas respetaba a las autoridades de repartidores de agua, en esa los escolares correteaban, al oír la bulla se ponía avergonzado, Pantacha le preguntó usted no es cariñoso son los maqtillos, Ernesto miró a Braulio con rabia porque estaba causando problemas a todo los indios porque los cultivos estaban secándose, sus chacras de él son verdes y los demás comuneros secos y se fue a su casa agachado, el niño Ernesto le dijo Don Braulio es ladrón, Pantaleoncha también le preguntó porque tan asustado y los escoleros oyeron, Braulio le dijo eres chistoso vaya a tocar tu corneta.
Un día domingo programó para repartir agua y los repartió a los seguidores, y a los demás no les repartió, los indios se fueron a su casa sin decir nada, los Tinkes dijo los comuneros van a morir como perros por no reclamar, Pantacha miró con lágrimas a los comuneros, al oír la conversación de los indios, y subió al corredor y “tocó” su corneta y los comuneros los miró asustados los Tinkes también de alzamiento de Pantacha pero ellos tenían miedo, un domingo se reunieron en el corredor de la cárcel y pedieron agua, lamentablemente el protagonista que había roto la cabeza de la autoridad principal de san Juan tenía que huir.

Refugiándose en un pueblo llamado Utek'pampa donde él puede darse cuenta que los indios de ese pueblo se hacen respetar sus derechos y son libres de cualquier abuso, lo opuesto a su pueblo natal.
Continuar Leyendo...