POEMAS A LA MUJER

POEMAS A LA MUJER 

  1. A LA ESPERANZA - C.A. Salaverry
    Yo se que eres una ave fugitiva,
    Un pez dorado que en las ondas juega,
    Una nube del alba que desplega
    Su miraje de rosa y me cautiva. 

  2. A LA MUJER - M. Melgar
    No nació la mujer para querida,
    por esquiva, por falsa y por mudable;
    y porque es bella, débil, miserable,
    no nació para ser aborrecida.

  3. ACUERDATE DE MI - C. A. Salavery
    Cuando veas que una ave solitaria
    Cruza el espacio en moribundo vuelo,
    Buscando un nido entre el mar y el cielo,
    ¡acuérdate de mí!

  4. A INÉS NATALY - A. Plaza
    Quiso mostrarte la clemencia santa
    y te infundió su soberano aliento,
    puso en tus ojos luz de firmamento
    y del ángel el trino en tu garganta.

  5. A LAS MUCHACHAS - M. A. Segura
    Niñas que leyendo aquesto
    Mostraran ceñudo el gesto,
    Si, las hay;
    Pero que de lo leído
    Saquen el fruto debido,
    No las hay.

  6. A ROSA - A. Plaza
    A tu lado yo siento, Rosa mía,
    que tenemos los dos un alma sola;
    si probara una gota de ambrosía
    suspendida en tus labios de amapola

  7. A UNA CALAVERA DE MUJER - F. Lope de Vega
    Esta cabeza, cuando viva, tuvo
    sobre la arquitectura de estos huesos
    carne y cabellos, por quien fueron presos
    los ojos que mirándola detuvo.

  8. A VERTE VOLVÍ, SILVIA QUERIDA - M. Melgar
    ¿Por qué a verte volví, Silvia
    querida?
    ¡Ay triste! ¿para qué? ¡Para trocarse
    mi dolor en más triste despedida!

  9. COMO HAS CAMBIADO PELONA - N. Santa Cruz
    Cómo has cambiado, pelona,
    cisco de carbonería.
    Te has vuelto una negra mona
    con tanta huachafería.

  10. EL MILAGRO PEQUEÑO - A. Storni
    Aquella pobre niña
    que aún no tenía senos…
    Y la niña lloraba:?
    Yo quiero tener senos.?
    Señor, haz un milagro:
    un milagro pequeño.

  11. ENIGMA - F. Barreto
    Eres un enigma que no tiene clave
    te distingues de todas las mujeres,
    nadie puede saber si odias o quieres,
    sobre tu pecho hay que escribir: ¡Quién sabe!

  12. ES LA MUJER - F. Lope de Vega
    Es la mujer del hombre lo más bueno,
    y locura decir que lo más malo,
    su vida suele ser y su regalo,
    su muerte suele ser y su veneno.

  13. LA CASADA INFIEL - F. Garcia Lorca
    Y que yo me la llevé al río
    creyendo que era mozuela,
    pero tenía marido.

  14. LAMENAIS - A. Plaza
    yo , mujer, te adoré con el delirio
    con que adoran los ángeles a Dios;
    eras, mujer, el pudoroso lirio
    que en los jardines del Edén brotó.

  15. LA NIÑA DE LA LÁMPARA AZUL - J. M. Eguren
    En el pasadizo nebuloso
    Cual mágico sueño de Estambul,
    Su perfil presenta destelloso
    La niña de la lámpara azul.

  16. MUJER DE BRUMA - A. Borja
    Fue como un cisne blanco que se aleja
    y se aleja, suave, dulcemente,
    por el cristal azul de la corriente,
    como una vaga y misteriosa queja.

  17. POEMA I - A. Plaza
    Por ti, mujer divina, en éxtasis levanto
    las notas que despide mi tétrico rabel;
    por ti, mujer que enciendes el fuego
    sacrosantoque al cundir por mis venas enaltece mi ser.

  18. POEMA III - A. Plaza
    Y yo , mujer, te juro guardar inmaculado
    en lo íntimo del alma tu divinal amor

  19. RESPONDE - C. A. Salaverry
    Dios dijo al ave de los bosques canta,
    al tierno caliz de la flor, perfuma
    a la estrella, los mares abrillanta,
    al sol invade en la azulada bruma.

  20. ROSA LÍRICA - A. Borja
    Prenda sobre tu seno esta rosada rosa,
    ebria de brisa y ebria de caricia de sol;
    para que su alma entera se deshoje amorosa
    sobre la roja y virgen flor de tu corazón.

  21. SIN CORAZÓN - F. Barreto
    Loco de rabia y despecho,
    resolví en cierta ocasión,
    abrir a mi amada el pecho
    y arrancarle el corazón.

  22. TODO MI AFECTO PUSE EN UNA INGRATA - M. Melgar
    Todo mi afecto puse en una ingrata,
    Y ella inconstante me llegó a olvidar.
    Si así, si así se trata
    Un afecto sincero,
    Amor, amor no quiero
    No quiero más amar.

  23. VISIÓN LEJANA - A. Borja
    ¿Qué habrá sido de aquella morenita,
    trigo tostado al sol -que una mañana-
    me sorprendió mirando a su ventana?
    Tal vez murió, pero en mí resucita.


Lea tambien:

Siguenos en facebook