Subir
RESUMEN DE LA REGENTA DE LEOPOLDO ALAS "Clarin"
Argumento del libro "La Regenta" .
Los capítulos 1 al 15 se refieren a realidades pasadas en las que se narran sucesos que abarcan desde el mediodía del 2 de octubre hasta la noche del 4.

Pero también destaca la profundidad psicológica de sus personajes, sin precedentes en la literatura castellana; es, dicho de otra manera, un estudio del alma de cada uno de ellos.

En los 15 capítulos siguientes el tiempo adquiere una dimensión lineal de tres años de duración.

Su argumento es como sigue: ana Ozores, hijo de un revolucionario llamado don Carlos y de una modista que murió al darla a luz, inicia su vida en un medio carente de afecto y bajo riendas de su aya, Camila, mujer hipócrita y lujuriosa. No puede refugiarse tampoco en el cariño del padre, ya que este debe marchar debido a problemas políticos. Anita se dedica a la lectura de maestros como San Agustín y San Juan, lo que le produce arrebatos místicos que dejan huellas imborrables en su carácter.

A la muerte del padre queda la huérfana dependiendo de una pareja de tías que residían en Vetusta, la capital de provincia. Agueda y Anuncia, que así se llamaban las tías, lejos de sentir cariño por la huérfana, tan solo pensaban en encontrar para ella un hombre acaudalado que quisiera tomarla por mujer. A la edad de 20 años, Ana se casa con un hombre de 50, un magistrado educado y muy gentil.

Este matrimonio se llevó acabo patrocinado por el confesor de Ana, Cayetano Ripamilán, para evitar que las mojigatas tías intervinieran para casarla con Frutos, un ser de bajos instintos, cruel y patán. La pareja sale para Granada, donde Vítor Quintanar, esposo de Ana, desempeña un cargo muy importante.

Años después, don Víctor es llamado Regente de Audiencia en Vetusta y se traslada allí con su mujer, que es ahora la regenta y que sufre al no poder consumar completamente su matrimonio debido a la edad avanzada de su esposo. Ella continúa con la lectura de los místicos y comenta sus crisis con un nuevo confesor, Don Fermín, quien por esa época y acuciado por su madre, ejercía completa influencia sobre el obispo (Fortunato Camoirán), hasta el punto de llegar a manejar a su modo la diócesis.

Don Fermín comienza a sentirse enamorado de la regenta y se siente torturado por una pasión que es imposible debido a su sacerdocio. Ana huye al saber lo que a despertado en el corazón del sacerdote; entonces entra propiamente en escena Álvaro Mesía, jefe del partido liberal, un campesino ignorante con ínfulas de conquistador, quien la pretendía desde tiempo atrás. Ana se entrega completamente a él, dando salida a sus instintos insatisfechos.

Como es lógico suponer, estos amores llegaron a oídos del esposo ofendido, quien desafía a Mesía y pierde la vida en el duelo. El cobarde Álvaro Mesía huye de vetusta.
Lea tambien:

Siguenos en facebok