Subir

EN FACEBOOK



EL ZORRO Y EL CONDOR (LA FIESTA)

/ /
-Compadre -dijo el cóndor-, ¡nos vamos de fiesta¡
-nos vamos -repuso el zorro.
El cóndor teció bien su poncho negro, arregló su bufanda blanca y echándose al zorro sobre el lomo emprendió el vuelo.
Miraba el zorro las cumbres de los cerros que brillaban al sol. Como era tiempo de sequía, el ichu estaba doradito.
-
Arriba, lo cielos azules de julio. A medida que subía, hacia más y más viento. El zorro se prendió bien, cerró los ojos y de cuando en cuando lloraba de frío. En el cielo se casaba un turquito y todas las aves le hacían fiesta. Los huaychaos tocaban flauta, las gaviotas tinyas, los gallinazos barrían el piso…En fin, era un festejo…
Cuando llegó el zorro se quedó pasmado. Arriba todo era igual que en la tierra. Había árboles de todas clases: alisos, molles, quishuares. Lagunas, colinas, ríos. Nada faltaba.
-
A las bodas habían llegado todas las aves de la tierra.
Allí estaba el lorito de la montaña con su caperuza verde, el pichibilín colorada, las marihuanas de la cordillera, el guarda-caballo. Todos. De ver tanto pajarito suelto, agüita se le hacía el hocico al zorro.
Como el zorro era el único animal de cuatro patas llamó mucho la atención. Una gavilana le trajo chicha y el muy tuno se hizo dueño de la fiesta. Bailó en una pata y toco tambor. Al terminar la boda todos volvieron a sus casas. En un perdido rincón roncaba borracho el zorro. Su fiel amigo se acercó a despertarlo. Compadre que ya es hora le decía, seguía roncando el zorro .
-
El cóndor entonces lo sacudió recio. El dormilón por fin despertó airado; dando grandes voces insulto al cóndor y volvió a rodar por el suelo, soplando como un bendito. El cóndor bajó solo.
Con enfrío del alba el zorro despertó. ¡Ay, lloraba, me han abandonado¡ junto hojas de maguey hasta tener una buena cantidad de fibra, tejió una soga muy larga, la amarro a un quishuar y comenzó a descender.

La soga bailaba en el aire que daba miedo. A dos manos y dos patas el zorro bajaba. Parecía que no tenía cuando llegar. En eso paso por allí un gavilán.

- Buenos días, atoj- saludó.
- No vayas a picarme la soga, maligno –gruño muy serio el zorro
-
Bastó la indicación para que el gavilán sintiera tales deseos de picar la cuerda. Subió alto, allí donde el zorro no alcanzaba a ver y pico a gusto.
El zorro bajo a dos manos y dos patas.¡Ay qué rápido bajo¡ -cantaba-. ¡Ay, qué rápido¡…cuando. De pronto, divisó la tierra que aprisa se le acercaba. Recién se dio cuenta de su desgracia.

-¡Chusicta mantay¡
-¡Chusicta mantay¡

Gritaba con todas sus fuerzas. Quería decir, ¡buena gente, tiendan mantas¡ ¡tiendan toldos y paja que caigo¡

Al oír tales gritos los campesinos salían de sus casas y ponían en medio de la plaza montones de mantas y ponchos para recibir al que bajaba del cielo. Cuando cayo, los cholos al ver que era un zorro, el mismo que robaba sus cuyes y maltrataba sus sementeras, lo molieron a palos entre todos.
Lea tambien: