SONETO XII GARCILAZO DE LA VEGA

Si para refrenar este deseo

loco, imposible, vano, temeroso,

y guarecer de un mal tan peligroso,

que es darme a entender yo lo que no creo,
no me aprovecha verme cual me veo,

-

o muy aventurado o muy medroso,

en tanta confusión que nunca os

ofiar el mal de mí que lo poseo,
¿qué me ha de aprovechar ver la pintura

d’aquel que con las alas derretidas,

-

cayendo, fama y nombre al mar ha dado,
y la del que su fuego y su locura

llora entre aquellas plantas conocidas,

apenas en el agua resfrïado?



Lea tambien:

Siguenos en facebook